Kinesiología en Rehabilitación Vascular

La enfermedad vascular periférica es un trastorno de la circulación lento y progresivo que engloba una serie de síntomas que afectan a los vasos arteriales, linfáticos y venosos. Los órganos que reciben el aporte sanguíneo a través de los diferentes vasos, como el cerebro, el corazón y las extremidades inferiores, pueden dejar de recibir un flujo sanguíneo adecuado para su funcionamiento normal. Pero las extremidades superiores e inferiores y los pies son los más afectados, es por ello que se denomina enfermedad vascular periférica.

Cuando las personas han padecido de enfermedades vasculares, su calidad de vida se ve afectada debido a la gran dificultad y/o impedimento en la realización de las diferentes actividades de su vida diaria o básicas cotidianas, como consecuencia de la alteración en la cinética corporal originada por estas patologías, situación que limita en las diferentes áreas de desempeño a nivel social, laboral y familiar.

Como complemento a la labor del Cirujano Vascular periférico, consiste en maniobras fisioterapéuticas y actividades con el objetivo de modificar los factores de riesgo y en caso de una patología, recuperar las funciones vitales.

Algunas de las patologías más importantes para las cuales es importante este servicio son:

- Síndrome post-trombótico.

- Síndrome post-flebítico.

- Insuficiencia venosa crónica.

- Prequirúrgico y posquirúrgico.

- Linfedema

- Úlceras venosas

BENEFICIOS

- Disminuir la sintomatología (dolor, calambres, parestesias, cansancio, pesadez) en brazos y piernas.

- Absorción del edema y disminución de la inflamación.

- Mejoramiento las condiciones de la piel (color, pigmentación e hidratación).

- Pronta recuperación de las cirugías vasculares.

- Recuperación de los patrones musculares de contracción y flexibilidad.

- Aumento en la movilidad de las articulaciones.

- Progreso en la funcionalidad del paciente en las actividades de la vida diaria.

- Disminución del linfedema y Prevención de complicaciones.